miércoles, 31 de enero de 2007

Clases de protocolo III

El protocolo del ligue ha cambiado mucho, lo sabes. Bueno... o no. Pero para eso están estas clases de protocolo. Tú sabes... ya pasó aquello de "¿estudias o trabajas?"... aunque sea por una simple razón: los que no hacen las dos quizás es por no realizar ninguna pero, aunque no sea así, es un recurso demasiado manido. Y, como se ha dicho muchas veces (la última que he leído sobre el tema era Lorz pero las léemealgoestanoche o neblina ya hablaron de ello) nace el genero raca.


Como hacer un buen raca.

Ni idea.

Vale, vale… se supone que debería de ofrecerte alguna ayuda.

El raca no se hace, nace.

Libera tu mente. Déjala en blanco.

Bueno… puedes seguir leyendo… no es impedimento para tener la mente en blanco.

Piensa en alguien que ames.

“Eres más viejo que yo… pero... al menos cumples.”

"¡¡Ah!! ¡¡Eres tu!! Creía que eras un viejo de cincuenta años."

Piensa en decir algo bonito, algo que nunca pueda olvidar.

“Por Dios, olvida lo que he dicho. Sí, ya sé que lo podría haber callado y te evitarías el escucharlo.”

Piensa en una frase maravillosa, amable, única.

“El problema básico es que no soy autofollable.”

Que se sienta la mujer o el hombre más afortunado.

"Yo nunca le hablo a un callo."

Que sepa que te acuerdas de los días importantes.

"Hoy es tu cumpleaños, no me mientas."

Que sólo piensas en el otro.

"Estoy intrínsecamente relacionado conmigo."

"Lo difícil es que tu hueco coincida con mi hueco."

Que estás atento.
"Entendí lo del pulpo. Un pulpo se parece a un zumo por su mujer."

Y tienes las cosas claras

"Eres un peón de parchís."

"Has cerrado un paréntesis que no habías creado."

"Hay dos entes prefectos: Indurain y yo."

"Posiblemente... esa sea la mayor parida que hayas dicho nunca."

"El culillo es tentador: acábalo"

O bueno.... o simplemente... no pienses.

martes, 30 de enero de 2007

F de Folloneros

No os veía desde el final-principio de año.

El sábado os volví a ver.

Us trobava a faltar, folloneros.

Encontraba a faltar el concurso internacional de buscar motes (vale, algún día los apuntaré), los racas, el baile, la risa, que nos intentaran botar del local en el que estamos, cantar a dúo o trío o más en el coche, que el pequeñin se saque novia (aunque nadie la conoció, creo), las llamadas, las clases del maestro del ligue (al fin y al cabo todos acabamos igual), los concursos de chupitos (¡¡gané!!), el modernismo en estado puro, las cosquillas, el vacile, el príncipe azul y la princesa rosa (que existen y no son únicos), el organizador, el irónico, el ácido, el romántico, el camping, los partidos de fútbol, el que nunca bebe ya que siempre lleva coche, el pirata cojo, los liberales, los locos, las más locos, los masters de la locura, coincidir con la chaqueta o la camisa, los consejos de sabios-locos, los sexuales, el romper barreras, quedar en días y lugares extraños, las cosas no tan buenas, la magia….

Cada vez que lo pienso, es más y más raro reconocer que acabé con vosotros por la mayor y más extraña de las serendipias. Llamémosla D.

Hace poco que estamos juntos y parece que llevamos toda una vida. Una vida plena, positiva, sorprendente, electrizante.

Y, ahora que se que en Febrero la vamos a liar, más y mejor, no puedo evitar tener ya perfilada una sonrisa.

Y escribir, como os dije… que us trobava a faltar, us trobo a faltar... por suerte... se que nos veremos este fin de semana.

Frase del día.-

Todos tenemos un pequeño o gran follonero en nuestro interior.

domingo, 28 de enero de 2007

Todo lo que quisiste saber (o no) sobre... la quedada en Cerdanyola

Si lees a Pimkie (ya van tres, Pimkie, pero ya hemos descubierto que lo nuestro es imposible) ya sabes que Abert, Milongas, Ifoxe, Pimkie y el abajo firmante se vieron las caras. A continuación unas cuantas verdades (y una a medias) sobre la quedada en Barcelona.

Yo no llego puntual. Llego antes. Es decir: si no me ves a la hora seguramente me he perdido (es bueno perderse, mi última ciudad la visité perdiéndome y fue genial... claro que luego me preguntaban "¿has visto su precioso museo?" y yo respondía "no lo se... pero se el lugar que hace las mejores patatas bravas que conozco") o despistado (si, esas cosas pasan). Para la quedada de Cerdanyola llegué veinte minutos antes (básicamente: sabía llegar hasta Cerdanyola pero no a la estación además, por alguna extraña razón, se me había metido en la cabeza que debía buscar la estación de ferrocarriles catalanes, no la de RENFE... desde estas líneas agradecer a un viejo simpático, una mujer con prisas, un despistado más grande que yo, un borracho, una guardia de seguridad y dos preadolescentes sorprendidas que supieron guiarme hasta el lugar indicado - si, aún estás en el paréntesis que, más que una chocolatina, empieza a parecer toda una tableta de chocolate puro- para que yo me pusiera a decir "no puede ser aquí, me dijeron que habían dos bancos", sin pensar en la polisemia) y dediqué a tomarme un café mientras me distraía mirando las piernas de la chicas (no por lujuria, ni por divertimento, simplemente era la más fácil de las dos pistas que tenía, todo el mundo parece que va con bufanda) hasta ver una faldita de cuadros escoceses que me decían “sígueme”.

De vuelta a la estación de RENFE Pimkie (como te linque otra vez bato récord) y yo nos chillamos un poco, nos metemos (para variar) el uno con la otra (no cambies las preposiciones) mientras sonrío por ver como las preadolescentes de antes flipan mientras deben pensar “está loco, está loco y estaba hablando con nosotras”. En nada nos ilumina la llegada de Albert y Milongas que añaden, si cabe, más nerviosismo e ilusión.

En nada nos vemos en un bar. Entre cafés y cervezas, se produce la magia y descubres:

- Que Milongas es una copia teorías. La teoría de los círculos es mía. Te lo demuestro cuando quieras, tengo testigos.

- Que Albert escucha, procesa y sentencia. Y la sentencia es justa, juiciosa, inteligente… y, encima, tiene razón.

- Que Ifoxe y tu tenéis... tantas cosas en común… (lo siento Pimkie, pero sabes que es así).

- Que Pimkie es tan duendecilla como promete y que, francamente, yo le busqué varias veces las alas. Y las tenía.

- Que son geniales, ácidos, atrevidos, realistas, optimistas, científicos, lingüistas, abogados del diablo… son la caña. En general, como concepto.

- Que el amor existe y está en alguna parte. Seguramente al fondo a la derecha.

- El sexo y el amor nos rigen. Candela... si supieras hasta donde has llegado.

Y acabas dándote cuenta que estás discutiendo por el puro placer de escuchar sus voces y que hace una hora que todos estáis de acuerdo en el color de la mesa, verde, pero insistís en el tono. Sólo por la comodidad de hallarte tan a gusto.

Y nos prometemos que la próxima vez será más y mejor. Y llegamos a nuestras casas sabiendo que es verdad.

Escala (oficiosa y variable) de Takolandia

La primera vez es casualidad o serendipia.

La segunda repetición.

Tercera costumbre.

Cuarta tradición.

Quinta fiesta nacional.

Sexta historia.

La séptima... un puñetero mito.

sábado, 27 de enero de 2007

Mi mama me meme X

Estás en un post futurista. Sí. De verdad. Tocaba el meme V pero, cosas de los juegos de palabras, se adelantado el X. Y ya vendrán los anteriores. ¿Por? Bueno... si lees a Candela verás que nos dedicó un meme genial a Gatot, Alepsi y a mí y ahora es el turno del mío. Por cierto, este es otro post largo. Y puedes hacer tu juego de palabras. Aparte de todo esto, este es el segundo escrito erótico de mi vida. Se benevolente.

Lo recuerdo como si fuera hoy.

Tendría que estar fumando. Bueno, ya no. Ahora los fumadores lo tienen chungo. Pero, definitivamente, si algún día hubiera agradecido fumar hubiera sido hoy. Quedaría genial. La culpa es de las películas, claro. Bueno, ya no. Ahora no fuma ni Lucky Luke. Pero quedaría genial estar aquí, en medio de la placa Catalunya... justo dónde está la rosa del vents, fumando. En blanco y negro. Y ahora me viene a la mente la canción. Pero yo no espero, busco... y no a un hombre, a una mujer. De hecho, lo mejor sería tener un puro barato apagado y no un cigarro. Entonces me pondría una gabardina y haría mi imitación de Colombo. "Perdoni, una última pregunta". Si hoy fumara, justamente en este momento pegaría mi última calada, lanzaría el puro al suelo, lo pisaría con aire de suficiencia y me dirigiría al, ironías del destino, triángulo de enfrente. Como se me había indicado.

Entro con el ánimo de buscar a una desconocida, con la que sólo he intercambiado fotos. Mi primer encuentro por eso es en la sección de música.

- ¡Hey!
- ¡Hey!... ¿Todo bien?
- Aquí, de compras.

Uno de aquellos que ninguno de los dos se acuerda del otro.

- ¿Parece que hace frío, no?
- Sí, se ha girado el tiempo.

Mientras miro, sin discreción alguna, a mi alrededor. Tengo pocas pistas. Es nuestro primer encuentro. Mi mirada se centra en la literatura erótica dónde veo a un pelirroja de espaldas. Lleva peluca.

- Pues nos vemos.
- Sí, claro, yo te llamo.

Me acerco por detrás. Me quedo a cinco centímetros de su cuerpo. La huelo, pero ella no hace ademán de moverse. Alargo mi mamo.

- ¿Permiso?

Rozo su cintura, sin ningunas ganas de disimular, mientras cojo el Kamasutra. Me pongo a su lado. Lentillas de color verde. Sonrío. Ella no me mira pero, al fin y al cabo, hoy es cuestión de dejarse llevar.

- Perdona...

Se gira. Cojo su cintura con fuerza, como pocas veces he hecho, la beso. Es nuestro primer beso. Bueno suponiendo que sea ella, de repente estoy besando a una desconocida. De repente, mi lengua se encuentra con la de una mujer que, simplemente, tenía en la mano a Sade para ver si era tan fiero el león como lo pintan... Lopintan es mucho lopintan. Me retiro un momento. Vale, estoy pensando demasiado, no puede ser un gran beso. Miro a sus ojos. Me aguanta la mirada, sin decir nada. Entonces dejo de pensar.

Mucho tiempo después mi mente vuelve y descubro que mi mano derecha ha aprovechado su corta falda para palpar sus piernas desnudas y su tanga. Tengo el sabor de su boca, de su cuello. Con la otra ahora le acaricio la cara pero ya puedo decir que no lleva sostén. Su cuerpo, está caliente, su corazón corre deprisa pero el mío gana. Ambos respiramos entrecortados mientras tres personas nos miran sin disimulo. Seguro que no soy el único que ha trempado con este beso. La cojo de la mano. Se deja llevar.

Paro el ascensor de bajada y en un segundo mis manos retoman su lugar. Lo paro. Le toco los mulos, subo a la entrepierna, la noto húmeda, la otra mano acaricia su cara, bajo a la blusa y quito el primer botón.

- No, no.

Me separa de su cuerpo, sonríe, se aparta la peluca que le tapa media cara, se abrocha el botón. Y me mira a los ojos.

- Toca una descarga rápida.

Nos miramos fijamente a los ojos. Sin parpadear. Ella me abre el pantalón y lo deja caer. Voy a besarla pero me esquiva. Vuelve a mirarme a los ojos. Le brillan. Me reflejan. Me baja los boxers y siento como mi pene llega hasta su ombligo. Una descarga rápida.

- Sabes que no es lo que quiero.
- Sí, lo se, pero te fastidias.

Se acerca a mi oreja y me susurra.

- Déjate llevar.

Miro como se agacha delante de mí. Me mantiene la mirada. Se acerca a mi miembro, lo toca, noto su aliento. Su lengua va desde la base hasta el prepucio, humedeciéndolo y endureciéndolo. Entonces me río.

- No te estas dejando llevar.
- Sí, lo estoy haciendo.

Todo se precipita. Alguien golpea la puerta. Me quito la camisa, rompo dos botones, y el pantalón, formo un cojín. Apoyada en él, se queja, pero ha caido en su propio juego.

- Eres un capullo.
- No, lo siento. Hoy no toca.

Dispongo de poco tiempo. Abro su blusa y sus pechos se me muestran por primera vez al completo. Vuelvo a besarla, intensamente, mis manos rodean su cintura y subo por su espalda. Me gustaría tener todo el tiempo. Aquí. Ya. Ahora. Nuestros torsos se unen al completo y buscamos el roce de nuestra piel.

- Eres bella.
- ¿Ahora me vas a decir que me quieres mucho?

Río con ganas, le contagio mi risa.

- No. Te voy a decir que me encanta el perfume que te has puesto.

Me acerco a su cuello, lo beso, subo hasta su oreja, la lamo y le susurro.

- Quiero que se me pegue y olerte durante todo el día.

Me separo.

- Te voy a decir que las lentillas te falsean los ojos…

Mis manos rodean el contorno de sus pechos, los rodean, los perfilan.

- ... tienes unos pechos preciosos.

Mi lengua repite el recorrido de mi mano. Además lo amplia. Noto sus pechos con mi lengua, juego con sus pezones. La voy mirando. No se lo que le gusta. Juego a la gallinita ciega y me guían sólo sus suspiros. Juego con sus pezones. Mientras, he vuelto a levantar su falda y voy reconociendo su muslo.

- Te voy a hacer lo que pocos te han hecho.

Bajo hasta su ombligo, mientras mi mano sigue en su muslo, pasando por la cintura hacia el otro. Le hago un pedorreta en el ombligo, como a los niños chicos.

- ¡¡Ey!!

Se enfada, me río, la beso.

- No podrás decir que no te había avisado.
- Se te va la pelota.

Se que he roto parte del encanto pero, la vuelvo a besar, mientras la abrazo.

Alguien está intentando forzar la puerta. No escucho ninguno de los gritos de fuera.

Le arranco su tanga. Luego me va a odiar. Pero en este momento se mueve lo justo para que le levante la falda. La tengo desnuda, delante de mí. Su falda como cinturón. Yo también lo estoy. Me mira.

- Era un descarga rápida, mamón.
- ¿Sabes? He descubierto una cosa.

La beso, mi mano acaricia su muslo y pasa a un centímetro de su sexo. La otra se pasea entre se cara, su cuello y sus pechos, a su rollo.

- ¿Qué?
- Hay un olor que me gusta más que el de tu perfume.

Mi lengua baja, dejando un rastro, hasta sus muslos. Me acerco a su sexo.

- Me encanta.

Es un olor penetrante, me rodea, me embriaga. Su esencia concentrada.

Fuera alguien intenta hacer palanca.

De su muslo me acerco a sus labios, los lamo, separándolos. Mi mano rodea su sexo ahora. He levantado mi cabeza para humedecer mi dedo. Decide hacerlo ella, para mostrarme lo que me he perdido.

- Cabrona.

Retomo mi camino mientras ella sonríe. Separo levemente, sólo un poco más, sus piernas. Vuelvo a separar sus labios con su lengua, introduciéndola levemente, sin llegar a penetrar. Voy mirando y escuchando. Ella me está guiando y lo sabe. Mi lengua gana un poco de velocidad y se introduce levemente, la puntita. Vuelvo a humedecerme el dedo. Ella levanta su cadera y veo su clítoris. Mi dedo entonces turna a mi lengua y va jugando con su sexo, con pequeñas penetraciones. Subo una cuarta y lo beso. Palpita. Lo rozo levemente con la lengua, compruebo se estado, está duro. Lamo y después succiono, sin prisas. Sus caderas marcan el ritmo, no yo. Mi dedo se ha introducido más y busca su pared, intentado conjuntar ambos placeres. Intentó subir mínimamente la presión, muy suavemente. Su respuesta me anima y gano en agresividad. Introduzco un segundo dedo que no necesita ser lamido. Paro un segundo. La miro. Succiono más y más fuerte mientras mi dedos la penetran.

- ¡¡Hazme tuya!!
- No, lo siento. No he traído condón.

Abren la puerta. Las caras reflejan envidia, deseo, asco, sorpresa. Nosotros no decimos nada, nos vestimos y cada uno toma su camino con un simple beso de despedia.

Al coger las llaves del choce encuentro otro pergamino "sigue buscando...me encontrarás en la playa".

Bien. ¿Qué playa? Pero ya no está, se ha ido.

Han pasados mil días. Y, uno tras otro, sigo buscando. Y, uno tras otro, la sigo encontrando.

A todo esto. Este post, lo habrás observado, no tiene una destinataria fija (ahí lo de seguir buscando). Pero no quiero esquivar, por eso, el pasar este meme a otros. Perdona por saltarme una regla, Candela. Lorz me debe uno pero, por si este no es su tipo de meme se lo voy a pasar a Querida, Almost, Duschgel y Milongas (sabías que te lo iba a pasar, ¿verdad?). Sin ninguna obligación, por supuesto.

jueves, 25 de enero de 2007

I de Intución

Estás apunto de entrar en (tras casi dos semanas) un post largo. Se aconseja para su lectura alcohol (en el post te indicaré alguno) y algo para picar (preferentemente jamoncito).


Ayer, cuándo respondía el meme de Lorz (Lorz, ¡cuidado!... ¡¡nombrarte dos veces puede traer consecuencias con Lorzanovio!!) dejé caer una frase a la que llevo dando vueltas hace unos días (no, no me refiero a la frase del día):

Intuyo que estas frases me quieren decir algo... pero no lo logro descifrar.
La I de Intuición.

Empecemos dejando claras las cosas: soy de los que defienden que los hombres no tenemos ningún tipo de intuición. Cero. Si debes comunicarte con ellos (ya sabes, pedirles algo: que suban cien kilos de agua, que se peleen con un mueble prefabricado, sexo – bueno, eso no, que siempre es fácil – o lo que sea) lo mejor es adoptar la postura Kubiac.



¡Mejar! !!Ara!! (¡Comida! ¡¡Ahora!!)

En mi caso no es diferente. No tengo intuición. Claro que yo sustituyo mi intuición con imaginación, impulso e improvisación. No es que tenga ninguna de las tres en exceso pero, como decía el capitán planeta, la fuerza está en su unión.

Quiero decir: yo no intuyo. De verdad. Si me miras, mientras cenamos, a los ojos con mirada de gata mientras sonríes a dos carrillos yo imaginaré una de la lista, por ejemplo:

1.- Te está gustando la comida.
2.- Ríes de algo que has recordado.
3.- Estás recordando tu ex.
4.- Tengo una mancha en la camisa.
5.- Me estas tirando los trastos para tener sexo aquí, ahora... encima de la mesa.
En ese momento elige mi impulso la respuesta que más le conviene y mi improvisación actúa si escojo la respuesta equivocada (“¿qué hago quitándome la camisa?... esto... ¿ves?... la tengo sucia“).

Muchos de los que me conocen saben que no tengo, en absoluto, ningún tipo de poder intuitivo. Tengo otros poderes, claro (alguno secreto) pero no el sexto sentido. Y francamente, de los otros cinco, sólo voy sobrado en tres. Además, como dice el gran D., lo que tengo yo son simples prejuicios (de los buenos, aviso).

Hace unos días fui subido de rango. Me nombraron brujo. A mí. A ver no tengo queja pero... ¿a mí?. Yo siempre he dicho que tengo a mis brujas (antes eran tres pero se ha nombrado recientemente una cuarta, rompiendo la trilogía... que, por cierto, cambiando de tema, si alguna vez escribo no haré nunca una trilogía) y ahora me hacen la faena de darme el cargo brujo.

No tengo queja. Fue una ceremonia como mandan los cánones. De fondo estaba Piratas de Caribe, la buena (que no llegamos a ver cómo acababa... cosas de la piratería), en la mesa: pizza, palomitas, cerveza (rubia y negra) y lambrusco. El pacto se firmó con sangre de toro. Hasta me hicieron la prueba de fuego de todo brujo: la adivinación del futuro (y dije lo de Esme... "¿el futuro?... negro").

Hasta ahí todo bien. Pero claro. Debe existir una razón, para volver y para irse. Y, aunque no haga falta muchas veces, para llegar a cargo de brujo deben darte una razón. Me la dieron:

- Eres muy intuitivo.
- ¿Qué?
- Eres muy intuitivo.

¿Me estás hablando a mí?

Pero nada. Aquí estamos. Con mi cero en intuición, mis nuevos enseres de brujo (gorro con pico incluido). A ver que hago yo ahora.

Como primera medida (en verdad, ya lo he explicado, no es la primera... es la tercera) y, por el poder que se me ha concedido, convoco a todas mis brujas para que enero acabe dando alguna sorpresa. Sea la que sea.

Frase del día.-
¿Me estás regalando lo que te regalé yo a tí?

miércoles, 24 de enero de 2007

Mi mama me meme IV

Hoy, en un detalle que la magnifica, Lorz (conocida también como Lorzagirl o mirada-gato-con-botas) me invita a realizar un meme. Que... me suena, me suena.

Cojo el libro que tengo más a mano (me lo ha dejado Sir Villet)

Lo abro por la página 123

Busco la quinta frase.

Y escribo las 3 frases siguientes.

- Oh, sí. Lo conseguiré, estoy seguro. Todavía no ha funcionado con las ratas, pero espero que lo haga antes de que mueran.
Intuyo que estas frases me quieren decir algo... pero no lo logro descifrar.

Frase del día (M).-
Yo, a partir de 3000 euros, hago de todo.

lunes, 22 de enero de 2007

Algo para leer XI: Algo para contar en Navidad

Voy un poco atrasado en mi ritmo lector. Eso se nota, por ejemplo, en que hace dos días acabé El ángel más tonto del mundo, de Christopher Moore. Lo adquirí para leerlo en las fechas señaladas pasadas (Navidad, vamos) y lo he leído con todo el subidón polvonero pasado. Lo primero, crucificarme si queréis, no conocía a Chirs y la verdad es que voy a empezar a buscarlo. Me he reído mucho, De regalo unos spoilers.

Había roto una de sus leyes fundamentales; “nunca te acuestes con alguien que esté más loco que tú”. Desde entonces, vivía prendado de amor.

Las mujeres quedaron intrigadas de inmediato por su presencia y los hombres empezaron a destilar antipatía. Siempre había sido así con Tuck. Luego, si llegaban a conocerlo, las mujeres pasarían de él y los hombres seguirían sintiendo antipatía. Básicamente era un cretino en el cuerpo de un tío atractivo. Ambos rasgos se turnaban para constituir una desventaja.

- ... ¿es que estás loco?
- Claro.
- ¿Claro? ¿Así de fácil? ¿Seguro, estas loco?
- Claro, todo el mundo lo está...

A Kendra, la Nena Guerrera de Allende la Frontera, maestra de combate de la arena de aceite hirviendo, asesina de monstruos, perdición de mutantes, azote de los piratas de área, protectora de sangre del pueblo termita –hormigueros siete a doce-, le gustaba el queso.

Nadie sabe por qué, pero lo que más gusta a los muertos después de comerse los sesos de los vivos es el mobiliario prefabricado asequible.

viernes, 19 de enero de 2007

Clases de protocolo II

Si lees a Pimkie (si, hija, hoy te ha tocado) ya sabrás que hay cosas que no se deben decir. Pero Takolandia va más allá. Siguiendo las enseñanzas de las maestras en protocolo (Úrsula y Pecas) queremos profundizar en el tema. Mucha gente intenta no decir ningún tópico y aún lo complica más.

Hoy: Que no decir

- ¿Qué soy para tí?

- Bueno... esto... te quiero menos que a mi hermano, por ejemplo.

Murphy... era un optimista

Pimkie, con permiso de Caramelito, ayer leí los coments en 2 minutos de internet y leí tu referencia a Murphy y llevo todo el día pensando en tí... recordando, como indico en el título, uno de los corolarios más famosos de la ley.

Así pues escribo esto esperando poder subirlo mientras repaso mis últimos éxitos.

- El inicio ya lo conoces: peté la cafetera.

- Tras ello decidí que mi flamante ordenador portatil necesitaba un baño y se lo dí. Ahora está limpio, limpio... pero no funciona.

- Como aún tenía el ordenador fijo, teleafonica inicio un juego de "ahora no tienes teléfono", "ahora no tienes internet", "ahora nada por aquí, nada por allá".

- Mi coche decide estropearse pese a hacer sólo una semana de su revisión y no tener ni un año.

- Mi móvil está encendido pero ya son tres las personas que me han indicado que no pueden contactar conmigo.

- ...

Eso si, con dos... narices, sigo sonriendo. Y no, no estoy enamorado.

Frase del día.-

Hoy el universo parece el reloj de Dalí.

miércoles, 17 de enero de 2007

Clases de protocolo I

Estimados todos:

Takolandia empieza hoy a plasmar las enseñanzas de Úrsula y Pecas. Esperemos que estas pequeñas perlas de sabiduría (normalmente una o dos frases, como si fueran del día) puedan ayudarles.

Hoy: Protocolo en la cocina


- No debes hacer una cafetera sin agua.
- En caso contrario debes intentar que nadie se dé cuenta.
- Si nada funciona atribuye la responsabilidad a la falta de sueño y culpa al otro por no hacerla la noche anterior.
- Si nada funciona simplemente: sonríe y tira pa'alante... al fin al cabo justo ahora empiezas el día.

lunes, 15 de enero de 2007

Madrid, Madrit, Madriz

Mmmmm....

Vale.

Lo admito.

Este lunes no me mola.

Y eso que el finde fue genial.

Como sabéis si leéis los comentarios he estado en la capital del imper... rein... pai... bueno, he estado en Madrid.


Otro claro ejemplo de mi capacidad fotográfica.
Debajo del
Gato pone Madrid Madriz pero la Z no se ve.

He ido a Madrid tres veces en mi vida (las que recuerdo). En la primera iba de fin de curso en octavo de EGB y gracias a nosotros (pequeños detalles como clavar estrellas ninjas en el museo del prado, robar dos tiendas en Toledo y destrozar varios albergues) se cancelaron los finales de curso (mi clase fue la primera en rebelarse contra todo, en general, como concepto). En la segunda padecí un ataque en vivo en directo de estrés. Y la tercera te la voy a contar ahora.

Por alguna extraña razón mi mente cambió su idea inicial de ir en Dardo (mi coche) y decidió ir en tren (bueno, de hecho, en avión pero… demasiado tarde y estaban prohibitivos)… El tren… que tantas canciones ha motivado, que tantos asesinatos ha inspirado… el tren… mmmm… ¿lo mejor del tren?


Los Cd's y Dvd's que compré mientras esperaba.


Llegué a Madrid (Puerta de Atocha) a las 23:15. Cómo buen caballero que soy, llevaban 20 minutos esperándome. Cómo venganza, supongo, me regalaron un reloj (llevo cinco años sin reloj). Bueno, por una vez, yo había tenido el detalle de mirar el nombre de la parada que me dejaría en la calle que Be y Manuela me habían recomendado: Fuencarral, estratégicamente situada para cumplir uno de mis objetivos en Madrid, visitar todas las calles que nombra Sabina en sus canciones (conseguido: a excepción de Calle Melancolía).

La zona, entre otras cosas, es el paraíso de los bebedores de cerveza negra. Ole, ole y ole. Tras el tour, una clave secreta (Lorena más tres en lista de Juanito) y conocí un local (But o Rut o Cut… no recuerdo) de ambiente tecno-gay. Tras ello fui a dormir algo.

Las sábanas del apartamento. Y sobran comentarios.


Al día siguente cumplí otro de mis objetivos madrileño: verme con el colega que me tenía que dar unos papeles. Tras ello comida en A dos velas. No fue premonitorio. Descansé algo (ya que había quasiemplamdo -mente limpia-) y volví a quedar por la tarde.

A la noche me llamó Be para que fuera para su casa. Así pues abrí el armario (fácil ya que estaba pegado a la cama).


Elegí la mejor ropa posible para impresionar en mi primer encuentro blogero: chaqueta con bolsillos interiores para las MP-40, tirantes con fundas en las espaldas para la katana y el wakizashi, cinturón con espacio para la Magnun... todo aquello que inspirara confianza.

Pensaba hacer un ataque sorpresa. Pero claro... hicieron bajar a Zarajota y... no iba a atacar a alguien que dibuja mejor que yo (por cierto... ¿te planteaste que podrías haber sido la primera víctima del asesinato en serie?). En la puerta me abrió Be (que gran anfitriona, no me dejó electrocutarme, ofreció bebida, palomitas… así da gusto quedarse a dormir) y, cuando estaba a punto de atacar… vi de reojo a Towsend, Sheena y Sark (sobretodo el brillo de los ojos malvados de Sark). Pero no estaba todo acabado. En un sutil plan por parte mía, fui con Be y Sark a por las pizzas, momento que quise aprovechar para atacarles… pero Be se dedicó a perderme por el laberinto madrileño y Sark a ganarse mi confianza. Mientras volvía reuní toda mi fuerza para el ataque pero, para entonces, estaba también en la Be-casa Lorz y ya me desmontó totalmente con el poder de su mirada-gatoconbotas.

Y todo lo demás... bueno me perdí de vuelta a Atocha (¿quién ha tenido la idea de poner dos estaciones Atocha?), casi pierdo el tren, me harté del viaje de vuelta y pensé mil veces: "jo, que gente tan maja... hasta Sark".


Frases del fin de semana.-

- No haces falta que vuelvas.
- Aún tienes la mente limpia.
- Todo el mundo tiene una campanada.



Nota post-post: - Be, Towsend, Sheena, Lorzagirl, Sark, Zarajota ¡¡Muchas garcias por todo!! El post de hoy está escrito en plena fase de sobamiento y no hace justicia a lo maravilloso de vuestro recibimiento. ¡Siempre tendreís una casa en Takolandia!

viernes, 12 de enero de 2007

Consulta

- Esteeeeeeee… entiendo a ambos. Vos defendés que él empezó y vos defendés lo contrario. Cheeeeeeee… la mayoría de los problemas de pareja parten de la comunicación…

- ¿Pareja?

- ¿Comunicación?

- …es frecuente creer que el otro debería saber lo que necesitamos aún sin que se lo digamos…

- Te dije que no debíamos venir….

- ¿Pareja?

- … lo que demuestra falta de interés por la vida del otro…

- ¿Otro?

- ¿Ahora somos trío?

- Creo que cuarteto, parece.

- …. se descarga el mal humor y los malos momentos en el otro…

- Pues estaría bien conocerlos.

- Estaría mejor conocerlas.

- …no saber como expresar sentimientos tanto positivos como negativos, no saber escuchar, no resolver problemas que os afectan…

- ¿El qué?

- A mi no me mires, he venido aquí forzado.

- ….pretender que el otro adivine nuestros pensamientos y deseos…. es difícil si no se expresa abiertamente…

- ¿Al final cuántos somos?

- No se tío, lo mío no son las ciencias

- … ni las letras.

- … superar cualquier dificultad, afrontarlos juntos….

- …

- …

- … aceptar al otro como es, asumir que nadie es perfecto…

- Y nadie quiere ser Nadie.

- Mmmm… ¿has empezado a suprimir tu realidad?

- …no intentar cambiarle…

- Sí, ¿te gusta?

- Te favorece no ser tu mismo, sí.

- … mucho tiempo intentando que el otro cambie…

- ¿Llevas la cuenta?

- Me salen seis, parece

- …expresar sentimientos positivos, el amor está en el aire

- Un pesimista…

- …. es un optimista con experiencia.

- Fuiste rápido, vaquero.

- Bueno… no en todo… Además no es mía, es de Perich.

- … valorar y reconocer al otro, expresar elogios, sentimientos de afecto, resaltar sus éxitos, buscar la felicidad

- Siete…

- …. magníficos, sí… pero creo que nos hemos descontado.

- …buscar actividades comunes para compartir, de repente, pueden hacer más cosas juntos….

- ¿Más?

- … hacer algo diferente… algo que les rompa la rutina… un viaje…

- Mira... eso es buena idea.

jueves, 11 de enero de 2007

Ficcionario

Estimados todos. Este post nace como respuesta al anterior. Creo firmemente que las matemáticas pueden hacernos perder lectores pero... esto es una guerra. El post, en verdad, es una copia de un artículo de una revista donde aparecía mi verdadero nombre. Si alguien tiene esa revista... que me haga llegar una copia que yo no la tengo. Y, por supuesto, con admiración a Anómalo.

En la UB la licenciatura de matemáticas está al lado de las filologías. ¿Responde eso a otro de los miles casos de Expediente X? ¿Que razón o razones intrínsecas se esconden dentro de esta, aparentemente, superflua situación? ¿Que pasa? ¿Juntan a lo más radical de cada rama para que salten chispas? ¿Que hay detrás de esto? (o delante, ya que estamos en el tema).

Además, lo que más se comenta que ni los matemáticos pueden hacer una buena literatura ni ellos buenas matemáticas. Falso… es lo que pretendo demostrar realizando un ejemplo de lo que basa cualquier filología (por favor filólogos, no me matéis): un diccionario, pero en plan ficción (si el primer juego de palabras te parece horrible yo de ti dejaría ya este artículo porque, con el tiempo, la cosa empeora).

Analisis.-

Estudio matemático de las mujeres llamadas Ana por que le da la santa gana.
Algebar.-
Estudio matemático, sistemático, inductivo, detallado, profundo y completamente exhaustivo, de todas las tascas que componen el mundo mundial (sin dejarse ninguna).
Bolzano.-
Matemático que odiaba que se rimara con su apellido.
Cauchy.-
1.- Matemático que se denotaba por lavarse poco por lo que sus amigos, al verle, le decían ¡Cauchy no vengas!, ¡¡Cauchy no vengas!! Gracias a él aún hoy se dice al que es poco aseado que no sea Cauchyno.
2.- ¡Jesús!
Cantor.-
Matemático alemán de origen ruso, con una voz notable que le permitió ir a Eurovisión donde cantó la todavía recordada Teoría de conjuntos de Joan Sebastian Mastropiero. Amigo íntimo de otro gran matemático, Raphson, famoso en canción moderna.
Chivascheff, coeficiente de.-
Coeficiente que intentaba aproximar la cantidad de cierto licor que podía beberse un cocinero entre plato y plato (sí, posiblemente esto explique la alegría y los cantos que caracterizan a Arguiñano).
Cramer.-
Matemático catalán conocido por producir las “galletas de los elfos” (dedicado a los amantes de Tolkien y de sus anillos).
Deribar.-
Hallar hasta que límite aguanta el gerente de una tasca que cantes a voz en grito.
Estremaño.-
Aragonés que está al principio o al final de un intervalo.
Grassman.-
Se trataba de dos hermanos. Uno de ellos inglés del que nadie ha querido hablar ni explicar porque siempre estaba tan contento y tenía esa cara de empanado. El otro era catalán (con uno de los progenitores inglés) y era conocido por ser bastante orondo.
Infedualidad.-
Dejar a un espacio dual por un otro cualquiera.
Itirar.-
Verbo. Tirar cosas repetidamente, tendiendo a infinito (hasta que se seque).
Jacobi.-
Matemático que estaba presente en la votación para decidir la mascota olímpica de Barcelona 92 y cuando se presentó cierto candidato se rió de él pensando que no ganaría.
Kronecker .-
Matemático creador de una marca de cerveza llamada delta.
Morfismo.-
Coger o adaptar la forma de algo. Por ejemplo: monomorfismo (adaptar una forma bonita) o un epimorfismo (coger las características de un plátano parlante).
Niuton.-
Físico y matemático catalán famoso por pasarse toda su vida intentando hacer un nido gigante donde meter toda la energía y la masa del universo.
Paridad.-
Adjetivo. Que pare mucho.
Pentágono.-
Como ya decía Quino, única figura geométrica metida en política.

Peometría.-
Ciencia matemática que estudia las formas de las ventosidades.
Phunción.-
Darle los santos sacramentos al PH.
Reiman.-
Matemático inglés de padres españoles que estudió la superficie (y el volumen) que se establecía entre su labio inferior y su ídem superior cada vez que se carcajeaba.
Serafín.-
Nombre con el que se asigna a todos los cuerpos vivos que forman parte del espacio afín (gracias Pedro).
Sexágono.-
Forma geométrica libertina y poco formal.
Tantagente.-
Conjunto grande de personas que pasan, en forma de tangente, por un punto.
Triánculo.-
Pompis cuyos tres ángulos (no es el momento ni el sitio para discutir filosóficamente cuántos son en realidad) suman 180 grados (453 en escala Kelvin).


Y esto no es todo amigos. Porque la vida no es como unos dibujos animados (y tampoco se parece mucho a una caja de bombones - bueno sí, por lo de las sorpresas, sí - ). Sin irnos tan lejos como yo, tenemos apellidos que recuerdan a cosas, lugares como Lagrange o Hôpital, los juegos que representan Rolle o Fourier, el erotismo del seno o la matriz, la alimentación del teorema de sandwich...

3, 7 y 15

Dedicado a Úrsula.

Si hablo de series enseguida tendré que apellidar matemáticas para evitar que Villet se ponga a jugar con las palabras.




¿Aún no conoces Liniers? ¡¡Es grande!!


Claro que siempre podemos unir ambos conceptos con la consabida “serie Lost” (4 8 15 16 23 42) y quedarnos tan anchos. Bueno de hecho tampoco estoy hablando de series, hablo de sucesiones.

Hace ¿dos semanas? Úrsula me envió un mensaje-bomba con la frase “dime tres números”. Con Úrsula es así y de muchas otras maneras. Con los dedos puedo contar la gente que me ha visto realmente enfadado, Úrsula tiene el placer de estar es este ¿selecto? grupo. Bueno, siguiendo con las mates, Úrsula está en ese espacio que forma la unión de varios conjuntos y creo que me ha visto en casi todas las facetas. Así que, ya te lo imaginas, le envié mis números, la “sucesión Tako”: 3, 7 y 15… que, además (en ese momento no me di cuenta), forma parte de una de las fáciles*. ¿El resultado? Bueno creo que a ninguno de los dos le quedó claro, para variar.

Úrsula es la persona con quién he tenido conversaciones más complicadas... de esas en las que ambos sabemos lo que queremos decir pero la liamos. Úrsula es rebuscada, complicada, insegura. Úrsula es fuerte, decidida, campeona, directa. Úrsula es mi encargada de protocolo (junto con Pecas y el gran caballero del flequillo). Úrsula simplemente... es ella misma y eso es todo.

Por eso se merece este post, aunque no lo lea. Y se merece estos videos (sí, la misma película... y encima no encontré el salto entero), aunque no lo vea.


Link directo


Link directo



Frase del día (Úrsula).-
Este salmón tiene patas.



*Para curiosos:

DGT

No bebas, es tu responsabilidad. No podemos hacer avisos por tí.


Quizás es un químico que ha acabado como informático o diseñador gráfico o lo que sea.

Recordar químicos: los experimentos, en casa y con gaseosa.

Aunque... si es un químico... creo que lo acabo de entender.

miércoles, 10 de enero de 2007

E de Éxtasis

(¡Hale, ya te he churrado la E, que no la tenías cogida! Bueno, se te permite un bis en este caso...)

¡¡Gracias Duschgel!! No sólo me haces la E, además, me dejas publicar la K.



El ser humano es, por definición, un ser desequilibrado. ¿Por qué? Porque no quieren reconocer que Freud tiene muchísima razón. Sí, el sexo nos domina.

Por alguna extraña razón hemos intentado, a lo largo de nuestra evolución, convertirlo en tabú y crear un montonazo de reglas para mantenerlo en cautiverio, desanimalizarlo y limitarlo. Nos separamos de nuestra propia naturaleza. Nos frustramos. Negamos nuestra necesidad innata. Y reflejamos esta frustración en factores externos para intentar compensarla: mira qué coche tengo, me he comprado un piso pero quiero una mansión para que me admiren, me he gastado 1000 euros en un traje de diseño... ¡qué sé yo! Todo por resaltar nuestro ego, nuestro atractivo. Y es que queremos atraer de nuevo lo básico (sí: ¡sexo, sexo!).

Otra forma de reflejar nuestra frustración son las drogas. Porque uno siente el desequilibrio y necesita apoyarse en algo. Lo que sea. Naturalmente, están las drogas que se esnifan, inyectan o ingieren (de farmacia o de camello), la tele, la religión, el afán de acumular dinero, Internet, fumar, beber, escribir, chatear... En realidad cualquier cosa puede engancharte, todo aquello de lo que dependas irremediablemente.

El uso extremo de cualquier droga acaba dominándonos por completo. No, no os engañéis. Porque no la controláis. Es el error que cometemos todos. ¿Te drogas tú? Sí, no me lo niegues. Yo también debo confesarlo. Me drogo. ¿Con qué? ¿Lo queréis saber? ¿Sí...?

Mi droga favorita son los besos. Y no los besos cualquiera. No en la frente, no en la mano, no en la mejilla. Digo los besos que te drogan...





que te alucinan...




que te deshacen...




que te encienden por dentro...




No puedes prescindir de ellos, cuando los pruebas, quieres más y más y más...

Y ya sabemos a qué llevan esos besos adictivos...

...ÉXTASIS...





Volvemos a nuestra base.
Volvemos a nuestra naturaleza.
Y entonces llega la siguiente letra del abecedario.
F de Felicidad.

(¡Tako, ya sabes lo que te toca!)

Por FRIKOTACADL!

Inspirado y/o/u copiado de algunas de estas páginas.

Gran tema el de los besos, si señor. ¿Vieron? Hice un link al futuro... es lo que tiene escribir en plan friki.

El año pasado se expresaba amor por Méjico (o México o Méxijo o Méjixo). Una tierra que nos ha dado los takos o los burritos. Una tierra dónde la siesta es una obligación. Una universidad de Guadalajara (en un llano) que crea el único, el incomparable, el mejor de todos los tiempos




Ya en la portada nos lo dejan claro: el Diccionario del Beso (observen las mayúsculas, hay que recalcar lo importante), agrega a nuestra vida cotidiana (aquí una epopeya al costumbrismo y al realismo), un poco de picardía y humor (jijiji) tan característica de los mexicanos (¿tienen la exclusividad?).



Y entonces llega el festival del humor, el paraíso para los comedores de juegos de palabras, el pim-pam-pun, el toma y daca. Las definiciones.



El orgasmo máximo hecho ironía, el desternille y descojone.



Adán.- Inventor del beso.

¡Que ocurrencia! ¡Que arte! Entonces si Adán inventó el beso….




¿Y Eva?

¿Con quien inventó Adán el beso?



si Eva no está...

entonces... Adán está solo...



Espera...

¡¡Ya lo entiendo!!








¿Qué? ¿Qué relación tiene con los cómics, tebeos o cómo se llamen? ¿Estoy usando una mera excusa para meterme con Tako y copiar a tres webs? ¡¡Nada más lejos de la realidad, pequeña bolita verde!! Sólo te diré una palabra al respecto.


Jan.




Y si lo prefieres, ponte la película.

martes, 9 de enero de 2007

Si no lo veo, no lo creo



Sir Villet dijo...

Respecto a mis nueve reinas si quiere se las pongo pero esto pasará a ser (como mínimo) un catálogo de lencería.
Almost Evil dijo...

Queremos conocer las nueve reinas.
Sir Villet dijo...

A ver.... ¿me están pidiendo seriamente que ponga MIS nueve reinas?

Supongo que saben que no pondré otro post de vídeos (bueno, quizás sí… pero no musicales).

Debe ser que es lunes y están todas dormidas :-)
Duschgel dijo...

¡Ánimo, Sir Villet! ¡Que las pooonga, que las pooonga!
Candela dijo...
A ver esas reinas!





Redacción central de Takolandia, 23:53 hora local.


Siete minutos para cierre.





- Ok. Todo ok. Hemos repartido faena… quiero a todos escribiendo…. Mmm… . ¡¡Villet!!

- ¿mmmm?

- ¿Qué haces Villet?

- Sir Villet, Sir Villet.

- Si, claro, Ser Billet… ¿se puede saber qué haces? ¡¡Tenemos una tirada por cerrar!!

- Documentándome.

- A ver déjame ver la pantalla.




- ¿A esto te dedicas en la redacción?

- Es para un artículo.

- ¿Imágenes de chicas de Petardas y Marqueze?… ¿Fotos del blog de Candela para un articulo? ¿Qué artículo es? ¿Ellas?

- Eso es un pronombre, listo.

- ¡¡Aquí el único listo eres tu!!

- ¡¡¡Quién se pica ajos come!!

- ¡¡Vas a la tuya y no nos avisas a todos para hacer un artículo de interés!!

- ¡¡¡EL ARTÍCULO ES MÍO!!!

- ¿Sabes? Esto harto de ti, Ser Billet.

- Sin mi esta redacción se vendría al carajo.

- ¡No nos has avisado para hacer un post de estas características!

- ¿Y qúe ibas a poner? ¿Más cantantes?

- Te la estás buscando....

- No te conviene enfrentarte a mi, pequeño.

- ¿Qué vas a hacer? ¿Reventar la web? ¿Una Civil War? Eso ya se intentó y no se consiguió.

- ... Tú te lo has buscado ...

domingo, 7 de enero de 2007

Nueve reinas

Carolina me comentó:

Un Gin Tonic para mí ... y los demás que esperen

Seguro además del DNI los Reyes te darán alguna cosita más.
Todo sería diferente si en vez de tres puñeteros reyes vie… ancianos al sector masculino nos visitarán nueve reinas. Quién dice nueve dice una… el número ha sido elegido para recordar la película muy recomendable.



El trailer.


Uno de los mil momentos que tiene.

Pero bueno en mi caso no sería tan diferente. Si bien no estoy de acuerdo con Tako en su elección de reinas, debo reconocer que estaba complicado regalarme algo teniendo en cuenta que no he pedido nada. Pero ellas (mis nueve reinas propias me refiero) saben lo que quiero. O si nenaaaaaaaaaaaaaaaaa…. SIIIIIIIIIIIIIIIIIII…. I’m your man, baby (ahora mismo acabo de perder todos mis puntos con el sector femenino).

Por lo pronto ninguna de mis nueve reinas se ha pronunciado (oooooooooooh) pero los reyes me han dejado:

- Una caja enorme que me esperaba de vuelta del curro. Un camello me la había dejado antes de empezar a cabalgar. Era un regalo es su máxima expresión: no esperado, rompedor y original.

- El set IM-PRES-CIN-DI-BLE todos los años para estas fiestas. ¡No salga de casa sin usarlo! Gracias a esta tradición soy el hombre que más colonias ha probado (catalanes la frase anterior contiene un juego de palabras). Este año: Impacto.

- Unas deportivas (léase bambas, zapatillas de deporte) fashions de la muet·te. Las estrenaré mañana corriendo(¿me?) un poco.

- Unas fotos familiares muy chulas para que ninguno olvidemos nuestras caras. Un día con más tiempo las subo que estamos guapísimos todos.

- Por lo demás tengo por ahí sueltos dos regalos que me prometieron… a ver con que me sorprenden.

Y otro día pongo mis nueve reinas.

sábado, 6 de enero de 2007

P de Padre

No puedo dormir y eso es muy raro en mí. Y van dos y medio. Estoy nervioso y me he puesto a escribir. Si alguna vez cuelgo esto disculpar las faltas de ortografía: no lo he corregido.

Si escribiera sobre mi madre quizás batiría mi propio récord de sentimentalismo. Baste con algún aporte: la mayor de mis brujas es ella (podría ser obvio por otra parte); me ha enseñado, de forma fehaciente, el significado de palabras como entrega, amor y respeto, entre otras; puedes saber su humor según su color de ojos; es una mujer fuerte, mucho, pero mucho… y si alguien me llama Edipo me lo he buscado.

Pero no. Hoy quiero hablar del mejor filósofo del tiempo libre que conozco: mi papá. En veintinueve años conmigo mismo he hablado con filósofos de la realidad, de la vida, de los estudios, de las mujeres y de muchas cosas más. Me han aconsejado de mil maneras pero nunca como mi padre. Él no habla. Masca las palabras, las engulle, las digiere, las rumia y luego te da el resultado. Tras ese largo proceso no espera ser corregido y su palabra pasa a ser ley.

Ver a mi padre, en parte, es ver lo que yo seré. Desde que tengo memoria todo el universo me ha comentado que me parezco a él y a mi difunto abuelo. Y, cada vez más, ves que es cierto. Y me rebelo contra ello. Y te reconoces en una forma de ser extraña, compleja, no menos que cualquiera. Te ves reflejado en el futuro de alguna manera y por raro que parezca.

Me explica historias de su mili, de cómo conoció a mi madre, de sus parejas, de sus experiencias y debo reconocer que, en el fondo, el surrealismo debe ser genético. El surrealismo, la bordería, el mal genio, el no hablar de sentimientos, el sonreír, la mirada perdida, la paciencia, la impaciencia, el silencio, el escribir, el pensar, el salir a dar un vuelta, el apoyar las locuras…

Tengo la suerte de verle cambiar su figura con un niño delante y me imagino que algún día los hijos-sobrinos sacarán al abuelito que lleva dentro. El abuelito fumador, comedor, bebedor, ácido. Sonriente. Un abuelo que cambia el tono de voz, que es dulce, entregado, juguetón y mágico. Me encantaría tener la memoria de un elefante (o la de mi hermano) y recordar mi infancia. En las fotos sólo se ve una bolita recubierta de un abrigo, al lado de un Sinca 1200; una mega-bolita jugando con el tabaco de mi padre… pero seguro que esa pelota escuchó cuentos en voz de mi padre… y no lo recuerda.

Y todo esto quizás por reconocer que no lo hago ni puñetero caso, que me enfrento a él, que le llevo la contraria por deporte, que hago ver que no le hago caso aún sabiendo la razón que tiene. Por no reconocer que les tries más importantes de mi vida se han tomado en una cafetería con una copa de anís y otra de torres 10 o magno. Decisiones que luego me han hecho ser como soy, d’aquesta manera.

Conozco tres personas que no han tenido o han perdido su padre. Dos de ellas las veo sufrir en directo. Veo como les afecta. Personas fuertes, independientes, que para mi son referencia. Personas en las que yo me apoyo últimamente.

Y, por una vez y sin que sirva de precedente, voy a reconocerlo.

Al fin y al cabo yo…

Yo…

Frase del día (Tako).-

Yo soy mi padre.

viernes, 5 de enero de 2007

Estaba en su habitación mirándolo fijamente. No daba crédito. Un mayordomo, una ama de llaves, un chofer, dos cocineros, tres consejeros, dos secretarias, cuatro agendas, ocho calendarios, una mujer, tres hijos… y nadie se había dado cuenta. Era una sensación nueva darse cuenta de las cosas así, de repente, sin ser avisado. Por suerte, cincuenta y cuatro años consigo mismo le habían enseñado qué hacer: se acercó al teléfono y marcó el dos.

- ¿Pasqual?
- ¿Señor?
- Llame a Bautista.

Baustista entró por la puerta con su gorra bajo el brazo, siguiendo las normas establecidas en las películas de ricos que había visto de pequeño…. cosa realmente inútil ya que él nunca le miraba.

- ¿Señor?
- Nos vamos al centro.
- ¿El señor ha visto la hora?
- No.
- Son las siete de la mañana, señor, usted nunca empieza a trabajar hasta las once.
- Ya… pero... mire esto.
- Entiendo señor.

Bautista y él bajaron por las escaleras mientras el enjambre de trabajadores de la mansión se levantaba. Todos miraron extrañados. Ver al señor bajar tan pronto era todo un espectáculo.

- ¡Pasqual!
- ¿Señor?
- Usted viene con nosotros.
- Como desee el señor.
- Y…
- ¿Señor?
- Que venga Ofelia también

Bautista, Ofelia y Pasqual se sentaron delante de la limusina, dejando que el señor se recreara en la parte trasera. Desde su posición privilegiada veía cómo se levantaba su finca, cómo salían de ella y cómo se incorporaban a la C-58.

- Estamos parados.
- Hay caravana, señor.
- Podemos coger el helicóptero.
- No tendríamos dónde aterrizarlo, señor.

Llegaron a las ocho.

- Espéreme aquí, Bautista.
- No puedo, señor, está prohibido estacionar.
- Bueno pues aparque.
- La limusina mide dos metros, señor.
- Pues vaya dando vueltas.

Ofelia y Pasqual habían comprobado que estaba cerrado pero el señor ya había bajado.

- Podemos dar una vuelta mientas abren.

Si hubiera bajado un OVNI la cara de ambos sirvientes se hubiera extrañado menos.

Media hora después se había formado un grupo intercultural que contaba con afán las vueltas que daba el vehículo blanco. Mientras tanto los tres mosqueteros habían entrado en un bar donde todos los carajilleros miraban sus copas buscando la razón de tal alucinación.

- Un Cardhu, caballero
- Emmmm, no tennemmo.
- Que lástima, póngame un Blue Mountain.
- ¿Er qué?
- Un café y un güisqui.
- Servió.

A menos cuarto estaban en la puerta.

- Aún no abren.
- Hasta las nueve no abren, señor.

Se asomó un señor con bufanda del interior

- Dhelante de uhstedes les thoca a unos sheñores que esthán aquí desde las ocho.
- ¿Y dónde están ahora?
- Thomando un cafhé.
- Bueno… pues igual que nosotros, que hagan cola, ¿no?




Moraleja: Por ahora los reyes magos me han regalado un DNI nuevo. Lo tenía caducado desde 2005. Llevo dos años sin identificar.

jueves, 4 de enero de 2007

Él nunca lo haría

Querida, tú lo has querido.


¡¡Hey!!

¡¡¡YOU!!!

¿Aún no tienes tus regalos de reyes?

Ya somos dos.

¿Mañana es tu último día para comprar y tienes turno doble?

Ídem.

¿Tu novia te ha dejado por el Oso Yogui?

Es tu gran oportunidad.



Adquiere un impresionante.... mmmm... cosa




Un bicho imprescindible en todo hogar,
fabricado por los mejores especialistas y con sello de la CE.


Con sus instrucciones y todo.



Reúne la colección y la tendrás toda.


No apto para menores.


Nota.- Si, ya lo se, no es un Mazinger Z, Querida, es un Transformer pero piénsalo en perspectiva… vendrá la película y quedarás como una reina (del metal) regalándolo.

miércoles, 3 de enero de 2007

Tradiciones y mito.

He estado a punto de usar la T pero hubiera perdido un post futuro.

Bueno hoy tres de dicie... de enero del dos mil se… siete. Muchos de vosotros acabasteis/empezasteis el año con vuestra ropa interior roja, el anillo en la copa de cava, con dinero en el zapato, comiendo aceitunas o comiendo las uvas mientras hacíais el pino o comiendo… bueno lo que os apeteciese, pudierais u os dejaran.

Desde hace unos nueve años yo tengo un mito diferente en fin de año, clásico de esa noche en particular y de otros días en general: empezar el año liándola (que no liándome eso no ha llegado a mito… en todo caso costumbre*).

Que nadie se equivoque estuve con la mejor compañía. Cenando y saliendo con amigos. Llamémoslos grupo J y equipo F.

Con el grupo J quedamos para hacer la última cena y las uvas. Mi conocido prestigio en el mundo de la cocina hizo que subiera a rango de chef y, con todos como pinches por banda, perpetramos una tortilla y una lasaña (como dieta ideal para un nutricionista queda fatal pero en la nevera sólo había hamburguesas, pasta para lasaña y huevos). Todos estuvieron de acuerdo que lo mejor de la cena fue el embutido que habíamos comprado en un establecimiento de guardia. Ahí empecé mi gran noche. Fue uno de tantos de los empujones que se producen por fuerza con once personas en una cocina de un piso con dos metros cuadrados. El efecto bola de billar (por mucho que Pope no estuviera de acuerdo) hizo que me salpicara de aceite que me manchó (aunque Hume lo negaría). ¡A tomar viento la camisa! ¿Qué? ¿Qué debería ponerme un delantal? ¡¡Por favor!! ¡¡¡Tengo un reputación!!!

Bueno. Cap problema. Déjame llamar…

- ¡Hey! ¿Cómo estas?
- Sentado.
- Ya…
- ¿Me vas a felicitar el año?
- No… es para decir que llegaré más tarde.
- ¿Para eso me llamas? Si ya sabes que ponemos una hora por poner, los que llegan puntuales son tontos.
- … .
- Vale nos vemos luego.
¡¡Bien!! Ya tenía más tiempo.

Así volví a concentrarme en la cena y pude seguir manchándome con total impunidad. Se hizo el amigo visible y el mío tardo su buen cuarto de hora en seguir las instrucciones, pero le gustó mucho. A mi me regalaron.

- Un multi-pack de tampax.- Me los iba a quedar por si ligaba luego pero como primer regalo a una chica yo creo que batiría record*. Al final se los di a la novia de mi hermano.

- Un Mazinger Z (o lo más similar a él, es de los chinos).- Lo vendo… o regalo... puedo pagar una cerveza incluso para que alguien se lo lleve. Si hay alguien interesado pongo una foto.

- Un mocho que se rompió es su primer uso.

- Un libro que ya tenía (pero con el ticket, eso sí).


Menos mal que iba en coche. Acabado el regalo me marché a cambiarme, cosa que hice con gran eficacia y bastante deprisa, para llegar al encuentro del equipo F.

Con mi primer Cd del año en el coche llegué hasta Glorias cuando pensé en llamar al señor de las misiones para que me indicara dónde puñetas estaban. Genial. ¿Dónde está mi móvil? ¿Móvil? Ven, pequeño, ven… no te escondas… Mierda.





Recuperado mi móvil quedé en otra plaza desde dónde buscamos aparcamiento. En fin de año. En Barcelona. Barcelona-fin de año. Cap problema. Tengo un poder secreto*.

Después nos encontramos unas tres-mil personas en un espacio pensado para diez, bailábamos subidos en la chepa de los demás que, a su vez, bailaban subidos en la chepa de los demás que, a su vez bailaban en la chepa de los demás que, a su vez... A ver. Me gusta el roce. Pero mi cuerpo era un bien público y encima iba de claro. Así, poco a poco, nos trasladamos a sentarnos entre el capó de un coche (obviamente salió al minuto su propietario) y el maletero de otro (que no se quejó, al ser del maestro organizador). Tras un rato riendo alguno iba entrando en pos de nuestras bebidas. Me fui antes de lo habitual y llegué al coche solo para hallar mi espejo roto por un simpático al que no le debe gustar mi poder.

Pero bueno, es tradicón que el año empieze poderoso. Así, pues, estaré atento este septiembre a ver la siguiente sorpresa.


*
Escala (oficiosa y variable) de Takolandia.

- La primera vez es casualidad o serendipia.
- La segunda repetición.
- Tercera costumbre.
- Cuarta tradición.
- Quinta fiesta nacional.
- Sexta historia.
- La séptima un puñetero mito.
*En verdad el récord lo tiene el gran C.

*Eficaz por ahora en gran parte de España y parte del extranjero.

martes, 2 de enero de 2007

Algo para leer X

Tako veo tu R y la subo a X.

Cass era la más joven y la más guapa de cinco hermanas. Cass era la chica más guapa de la ciudad. Medio india, con un cuerpo flexible y extraño, un cuerpo fiero y serpentino y ojos a juego. Cass era fuego móvil y fluido. Era como un espíritu embutido en una forma incapaz de contenerlo. Su pelo era negro y largo y sedoso y se movía y se retorcía igual que su cuerpo. Cass estaba siempre muy alegre o muy deprimida. Para ella no había término medio. Algunos decía que estaba loca. Lo decían los tontos. Los tontos no podían entender a Cass. A los hombres les parecía simplemente una maquina sexual y no se preocupaban de si estaba loca o no. Y Cass bailaba y coqueteaba y besaba a los hombres pero, salvo un caso o dos, cuando llegaba la hora de hacerlo, Cass se evadía de algún modo, los eludía.

....

Yo la conocí en el bar West End unas noches después de que la soltaran del convento. Al ser la más joven, fue la última hermana que soltaron. Sencillamente entró y se sentó a mi lado. Yo quizá sea el hombre más feo de la ciudad, y puede que esto tuviera algo que ver con el asunto.

...

- ¿Crees que soy bonita?- preguntó.
- Sí, desde luego. Pero hay algo más... algo más que tu apariencia...
- La gente anda siempre acusándome de ser bonita. ¿Crees de veras que soy bonita?
- Bonita no es la palabra, no te hace justicia.

Buscó en su bolso. Creía que buscaba el pañuelo. Sacó un alfiler de sombrero muy largo. Antes de que pudiese impedírselo, se había atravesado la nariz con él, de lado a lado, justo sobre las ventanillas. Sentía repugnancia y horror.

Ella me miró y se echó a reír.

- ¿Crees ahora que soy bonita? ¿Qué piensas ahora, eh?

....


Nos fuimos a la cama y cuando apagué las luces me preguntó:

- ¿Cuándo quieres hacerlo, ahora o por la mañana?

- Por la mañana -dije, y me di la vuelta.

Por la mañana me levanté, hice un par cafés y le llevé uno a la cama.

Se echó a reír.

- Eres el primer hombre que conozco que no ha querido hacerlo por la noche.

- No hay problema -dije-. En realidad no tenemos por que hacerlo.

- No, espera, ahora quiero yo. Déjame que me refresque un poco.

Se fue al baño. Salió enseguida, realmente maravillosa, largo pelo negro resplandeciente, ojos y labios resplandeciente, toda resplandor... Se desperezó sosegadamente, buena cosa. Se metió en la cama.

- Ven, amor.

Fui.

Besaba con abandono, pero sin prisa. Dejé que mis manos recorriesen su cuerpo. Acariciasen su pelo. La monté. Su carne era cálida y prieta. Empecé a moverme despacio y queriendo que durara. Ella me miraba a los ojos.

- ¿Cómo te llamas? -pregunté.

- ¿Qué diablos importa? -preguntó ella.

Solté una carcajada y seguí. Después se vistió y la llevé en coche al bar, pero era difícil olvidarla.

La chica más guapa de la ciudad, Charles Bukowsi.

R de Reír

He de advertir (no puedo evitarlo: explico, contra-explico y recontra-explico… y una de mis coletillas más famosas es decir “¿me entiendes?”, no por dudar de la persona a la que me dirijo… es por miedo a no saber explicarme) que este Abecedario esta vivo. Sí. Tengo, por supuesto, un archivo en el que voy poniendo las letras que he hecho y las que me quedan por hacer. Actualmente ese archivo, además de las publicadas, tiene la G, la T, la F, la P y la I. Para más inri, están completas desde hace cosa de una o varias semanas… pero aún no las he empezado a escribir. ¿Por? Bueno… alguna de ellas tiene fecha de publicación tardía y para otras me pasa que, de repente, se me ocurre otra mejor. Y para la R me pasó que...

Duschgel dijo...

Tako, yo diría que de orgasmos menores sí has hablado, y creo que acertadamente. Pero, ¿realmente has hablado de los orgasmos, de los sexuales? Sí que has hablado sobre cuestiones de sexualidad, pero no sobre el orgasmo en sí.


¿Y por qué no hablas sobre ti mismo? Al fin y al cabo, creo que los bloggers son "colegas". O tal vez tengas un "amigo" entre ellos que te conozca ;-)

Un besote.


Cuéntame dijo...

Estoy de acuerdo con Duschel: ¿Y por qué no hablas sobre ti mismo?.
Yo no necesito un mapa..., porque al acordarme de ti, siempre te encuentro, tengo un aparato que detecta los metales preciosos jejeje.
Háblanos sobre el tema quiero aprender...
Un besazo pata to@s.


Primero, por alusiones:


- De hecho creo que tengo un par de ellos, Duschgel. Y quizás uno, como mínimo, se sorprenda.


- No soy nadie para enseñar nada, Cuéntame. En el sexo todos aprendemos y nos sorprendemos día a día.


Y ahora... valor y al toro

No entiendo hacer el amor sin reír. Es un momento de fiesta. Obviamente no estoy hablando de carcajadas (aunque, de hecho, las hay). Quizás el verbo correcto sea sonreír pero... ya usé la S (es un gran problema no tener el abecedario prediseñado... de repente te das cuenta que ya usaste una letra).

Normalmente las veces en que todo ha ido mal ha sido por tensiones extrañas que acaban trasformando un situación fresca e improvisada en algo exigido u obligatorio. De repente, parece un estudio comparado, gana la mente y ya la hemos liado. Alguno de la pareja está bajo presión (y no es un juego de palabras) física o mental o, simplemente, está en otro mundo.

Antes de seguir que conste que hablo de hacer el amor… no de un rollo ni nada parecido. Por que, vamos, si se trata de liberar hormonas comprenderéis que todo cambia y el "aquí te pillo" es un subidón de otro tipo.

Pero mis momentos más memorables son recuerdos de situaciones divertidas.

Ya tenía barba mi primera vez (bueno… en séptimo de EGB ya la tenía... así que tampoco es un gran descubrimiento) y fue en el sitio menos romántico del universo. No, no fue en el coche (mi forfi y Dardo, de todas maneras, tendrían que tener un post aparte). Por aquel entonces yo no tenía ni carnet, ni coche, ni tiempo, ni ganas de sacármelo… ni necesidad. Invité a la chica en cuestión al lugar menos fashion: un correfoc* y aceptó. La fantástica noche acabó con los dos bañándonos (vestidos) en la playa a las mil… Obviamente nos tuvimos que cambiar (para salir y tal) y, hábilmente, yo tenía las llaves de cierto local. Fue encima de una mesa, la de reuniones. Más tarde fue el lugar elegido para acabar con varios proyectos sin que ello quitara nunca mi sonrisa irónica.

¿Mi comentario sobre la primera vez? Fue bien, gracias. Hubo muchos fallos técnicos (alguno un pelín grave) pero lo mejor fue reírnos de la situación. Si tuviera aconsejar a alguien sólo le diría que, por favor, se deje llevar… y se deje guiar. El orgullo está muy bien pero hay que saber comértelo (no juegos de palabras, recuerda) con patatas en ciertos momentos.

¿Y si no ríes no disfrutas? Sí, claro que sí. Ahora parecerá que si no me estoy partiendo la caja no funciono.

Recuerdo otra vez en el que nos dejamos llevar por el ímpetu juvenil y todo eso… y cuándo salimos de nuestro encierro habíamos sufrido algunos pequeños despistes en la ropa… de los cuáles tardamos un buen rato en darnos cuenta.

O la vez que intentamos realizar un concurso de aguante.

E intentar posturas… eso puede ser, básicamente, desternillante…

Lugares extraños... hay alguno que sólo se entiende por subidones hormonales...

Aparte de todo el tema sexual la R de reír (la he usado como mera excusa para responder), es importante para mí. Con el tiempo he aprendido a sacar cosas positivas a casi todo. Y eso, señoritas, este genial… justo hasta que deja de estarlo. Ver las cosas desde más de un punto de vista puede a llegar a ser histérico.

Frase del día.-

¿Puedes dejar de dar vueltas a todo lo que digo?


*Correfoc (o ball de diables).- Fiesta popular que se basa en que unos descerebrados (protegidos hasta las cejas que no son tontos) corren delante y bailan con otros locos que, vestidos de diablos, les bañan con chispas y petardos.

Yo en un correfoc. Bueno soy yo o Anómalo.


Video largooooooo de un correfoc en Blanes.

lunes, 1 de enero de 2007

Y... por supuesto

- Vamos a ver.

- Dime.

- Hemos puesto un día y una hora de publicación falsos.

- Sí.

- Volvemos con un vídeo de fotos.

- Sí, pero... la música es buena.

- Estamos fatal.

- Osti, es año nuevo.

- Lo sabía... nos han abducido.


Felicitación 2007 - video powered by Metacafe

- Y...

- Dime.

- Tío, no llevamos un año.

- Bueno... pero este es el post 100.

- Osti... ¡¡El cien!!... ¿Y no lo celebramos?

- ¿Te parece poco?