martes, 2 de enero de 2007

Algo para leer X

Tako veo tu R y la subo a X.

Cass era la más joven y la más guapa de cinco hermanas. Cass era la chica más guapa de la ciudad. Medio india, con un cuerpo flexible y extraño, un cuerpo fiero y serpentino y ojos a juego. Cass era fuego móvil y fluido. Era como un espíritu embutido en una forma incapaz de contenerlo. Su pelo era negro y largo y sedoso y se movía y se retorcía igual que su cuerpo. Cass estaba siempre muy alegre o muy deprimida. Para ella no había término medio. Algunos decía que estaba loca. Lo decían los tontos. Los tontos no podían entender a Cass. A los hombres les parecía simplemente una maquina sexual y no se preocupaban de si estaba loca o no. Y Cass bailaba y coqueteaba y besaba a los hombres pero, salvo un caso o dos, cuando llegaba la hora de hacerlo, Cass se evadía de algún modo, los eludía.

....

Yo la conocí en el bar West End unas noches después de que la soltaran del convento. Al ser la más joven, fue la última hermana que soltaron. Sencillamente entró y se sentó a mi lado. Yo quizá sea el hombre más feo de la ciudad, y puede que esto tuviera algo que ver con el asunto.

...

- ¿Crees que soy bonita?- preguntó.
- Sí, desde luego. Pero hay algo más... algo más que tu apariencia...
- La gente anda siempre acusándome de ser bonita. ¿Crees de veras que soy bonita?
- Bonita no es la palabra, no te hace justicia.

Buscó en su bolso. Creía que buscaba el pañuelo. Sacó un alfiler de sombrero muy largo. Antes de que pudiese impedírselo, se había atravesado la nariz con él, de lado a lado, justo sobre las ventanillas. Sentía repugnancia y horror.

Ella me miró y se echó a reír.

- ¿Crees ahora que soy bonita? ¿Qué piensas ahora, eh?

....


Nos fuimos a la cama y cuando apagué las luces me preguntó:

- ¿Cuándo quieres hacerlo, ahora o por la mañana?

- Por la mañana -dije, y me di la vuelta.

Por la mañana me levanté, hice un par cafés y le llevé uno a la cama.

Se echó a reír.

- Eres el primer hombre que conozco que no ha querido hacerlo por la noche.

- No hay problema -dije-. En realidad no tenemos por que hacerlo.

- No, espera, ahora quiero yo. Déjame que me refresque un poco.

Se fue al baño. Salió enseguida, realmente maravillosa, largo pelo negro resplandeciente, ojos y labios resplandeciente, toda resplandor... Se desperezó sosegadamente, buena cosa. Se metió en la cama.

- Ven, amor.

Fui.

Besaba con abandono, pero sin prisa. Dejé que mis manos recorriesen su cuerpo. Acariciasen su pelo. La monté. Su carne era cálida y prieta. Empecé a moverme despacio y queriendo que durara. Ella me miraba a los ojos.

- ¿Cómo te llamas? -pregunté.

- ¿Qué diablos importa? -preguntó ella.

Solté una carcajada y seguí. Después se vistió y la llevé en coche al bar, pero era difícil olvidarla.

La chica más guapa de la ciudad, Charles Bukowsi.

6 comentarios:

Candela dijo...

¿besaba con abandono pero sin prisa? dame más detalles...

FELIZ AÑO NUEVOOOOOOOOOOOO

Sir Villet dijo...

¿Quiere una segunda parte?

Duschgel dijo...

Me ha gustado mucho, Sir Villet. Un placer son siempre sus aportaciones.

Me parece que falta un "no" en "Eres el primer hombre que conozco que [no] ha querido hacerlo por la noche."

Un besote.

Sir Villet dijo...

Muchísimas gracias por la corrección.

Debe ser cosa del subconsciente (o el instinto)

Duschgel dijo...

...o de los blogs que lees por ahí. ¡Ay qué ver!

Cuéntame dijo...

Genial!.El nombre puede olvidarse, pero la sensación placentera permanece en nuestro recuerdo, como si fuese un íntimo abrazo. Recorrerlo como si de un mapa se tratara y no importa si te pierdes porque puedes volver a recorrerlo y continuamente aprendo por su geografía. ! Ahí quien le pudiese tener cada noche cuando le recuerdo!
Gracias por la contestación (No soy nadie para enseñar nada, Cuéntame. En el sexo todos aprendemos y nos sorprendemos día a día). Jeje me estoy sorprendiendo, el año comienza prometedor!!