lunes, 15 de enero de 2007

Madrid, Madrit, Madriz

Mmmmm....

Vale.

Lo admito.

Este lunes no me mola.

Y eso que el finde fue genial.

Como sabéis si leéis los comentarios he estado en la capital del imper... rein... pai... bueno, he estado en Madrid.


Otro claro ejemplo de mi capacidad fotográfica.
Debajo del
Gato pone Madrid Madriz pero la Z no se ve.

He ido a Madrid tres veces en mi vida (las que recuerdo). En la primera iba de fin de curso en octavo de EGB y gracias a nosotros (pequeños detalles como clavar estrellas ninjas en el museo del prado, robar dos tiendas en Toledo y destrozar varios albergues) se cancelaron los finales de curso (mi clase fue la primera en rebelarse contra todo, en general, como concepto). En la segunda padecí un ataque en vivo en directo de estrés. Y la tercera te la voy a contar ahora.

Por alguna extraña razón mi mente cambió su idea inicial de ir en Dardo (mi coche) y decidió ir en tren (bueno, de hecho, en avión pero… demasiado tarde y estaban prohibitivos)… El tren… que tantas canciones ha motivado, que tantos asesinatos ha inspirado… el tren… mmmm… ¿lo mejor del tren?


Los Cd's y Dvd's que compré mientras esperaba.


Llegué a Madrid (Puerta de Atocha) a las 23:15. Cómo buen caballero que soy, llevaban 20 minutos esperándome. Cómo venganza, supongo, me regalaron un reloj (llevo cinco años sin reloj). Bueno, por una vez, yo había tenido el detalle de mirar el nombre de la parada que me dejaría en la calle que Be y Manuela me habían recomendado: Fuencarral, estratégicamente situada para cumplir uno de mis objetivos en Madrid, visitar todas las calles que nombra Sabina en sus canciones (conseguido: a excepción de Calle Melancolía).

La zona, entre otras cosas, es el paraíso de los bebedores de cerveza negra. Ole, ole y ole. Tras el tour, una clave secreta (Lorena más tres en lista de Juanito) y conocí un local (But o Rut o Cut… no recuerdo) de ambiente tecno-gay. Tras ello fui a dormir algo.

Las sábanas del apartamento. Y sobran comentarios.


Al día siguente cumplí otro de mis objetivos madrileño: verme con el colega que me tenía que dar unos papeles. Tras ello comida en A dos velas. No fue premonitorio. Descansé algo (ya que había quasiemplamdo -mente limpia-) y volví a quedar por la tarde.

A la noche me llamó Be para que fuera para su casa. Así pues abrí el armario (fácil ya que estaba pegado a la cama).


Elegí la mejor ropa posible para impresionar en mi primer encuentro blogero: chaqueta con bolsillos interiores para las MP-40, tirantes con fundas en las espaldas para la katana y el wakizashi, cinturón con espacio para la Magnun... todo aquello que inspirara confianza.

Pensaba hacer un ataque sorpresa. Pero claro... hicieron bajar a Zarajota y... no iba a atacar a alguien que dibuja mejor que yo (por cierto... ¿te planteaste que podrías haber sido la primera víctima del asesinato en serie?). En la puerta me abrió Be (que gran anfitriona, no me dejó electrocutarme, ofreció bebida, palomitas… así da gusto quedarse a dormir) y, cuando estaba a punto de atacar… vi de reojo a Towsend, Sheena y Sark (sobretodo el brillo de los ojos malvados de Sark). Pero no estaba todo acabado. En un sutil plan por parte mía, fui con Be y Sark a por las pizzas, momento que quise aprovechar para atacarles… pero Be se dedicó a perderme por el laberinto madrileño y Sark a ganarse mi confianza. Mientras volvía reuní toda mi fuerza para el ataque pero, para entonces, estaba también en la Be-casa Lorz y ya me desmontó totalmente con el poder de su mirada-gatoconbotas.

Y todo lo demás... bueno me perdí de vuelta a Atocha (¿quién ha tenido la idea de poner dos estaciones Atocha?), casi pierdo el tren, me harté del viaje de vuelta y pensé mil veces: "jo, que gente tan maja... hasta Sark".


Frases del fin de semana.-

- No haces falta que vuelvas.
- Aún tienes la mente limpia.
- Todo el mundo tiene una campanada.



Nota post-post: - Be, Towsend, Sheena, Lorzagirl, Sark, Zarajota ¡¡Muchas garcias por todo!! El post de hoy está escrito en plena fase de sobamiento y no hace justicia a lo maravilloso de vuestro recibimiento. ¡Siempre tendreís una casa en Takolandia!

9 comentarios:

Duschgel dijo...

Muy interesante lo que has vivido :-)

Sólo me asalta una duda. Cuando dices "No hace falta que vuelvas", ¿que vuelvas adónde?

ZaraJota dijo...

No me daba miedo un posible ataque. Soy la persona que se apuñala a si misma y deshuesa animales muertos en tiempos records...

¡Y soy blanco-amarillo de taekwondo!

Be dijo...

Jijiji, yo yo tengo una porra telescópica estratégicamente escondida.

Be-sos.

Tako dijo...

Duschgel

Si Lorz pasa por aquí que lo cuente ella... en caso contrario te lo contaré en "próximos capítulos".

Besos.

Zarajota

Siempre he sido más de full contact. En todos los sentidos.

Un abrazo.

Be

Y... esto... te quería preguntar... exactamente... ¿para qué usas esa porra telescópica?

Besos.

Tako dijo...

Y (ejem)

¿DÓNDE LA TIENES ESCONDIDA?

Jo.

Ya no puedo tener mente limpia.

lorzagirl dijo...

Duschgel, ¡no fue así!
Le debía dinero y le dije que no pensaba dárselo porque total, no le iba a volver a ver...
Luego me enteré de que a quien le debía dinero era a Sark, así que Tako, majete, nos vemos cuando quieras.

Un besote!

Duschgel dijo...

Lorzagirl: ¡Muchas gracias por la aclaración!

Tako, hijo mío, pero cómo te gusta enredar... (¡eh, cuidado con esos pensamientos!)

Sheena dijo...

Entre la porra telescópica de Be y que Lorz estaba entre Sark y tú... NADIE volverá a tener la mente limpia.
que majo, no ha contado el tercer grado al k le sometimos (¿eres buena persona? ¿nos vas a hacer algo? - como si el lobo feroz fuera a decirle a caperucita: "huye huye, que te voy a comer con guarnición" - )
besukis!!

Be dijo...

La uso para mantener a raya a los bloggeros desconocidos que se atreven a meterse en mi casa.