jueves, 11 de enero de 2007

Ficcionario

Estimados todos. Este post nace como respuesta al anterior. Creo firmemente que las matemáticas pueden hacernos perder lectores pero... esto es una guerra. El post, en verdad, es una copia de un artículo de una revista donde aparecía mi verdadero nombre. Si alguien tiene esa revista... que me haga llegar una copia que yo no la tengo. Y, por supuesto, con admiración a Anómalo.

En la UB la licenciatura de matemáticas está al lado de las filologías. ¿Responde eso a otro de los miles casos de Expediente X? ¿Que razón o razones intrínsecas se esconden dentro de esta, aparentemente, superflua situación? ¿Que pasa? ¿Juntan a lo más radical de cada rama para que salten chispas? ¿Que hay detrás de esto? (o delante, ya que estamos en el tema).

Además, lo que más se comenta que ni los matemáticos pueden hacer una buena literatura ni ellos buenas matemáticas. Falso… es lo que pretendo demostrar realizando un ejemplo de lo que basa cualquier filología (por favor filólogos, no me matéis): un diccionario, pero en plan ficción (si el primer juego de palabras te parece horrible yo de ti dejaría ya este artículo porque, con el tiempo, la cosa empeora).

Analisis.-

Estudio matemático de las mujeres llamadas Ana por que le da la santa gana.
Algebar.-
Estudio matemático, sistemático, inductivo, detallado, profundo y completamente exhaustivo, de todas las tascas que componen el mundo mundial (sin dejarse ninguna).
Bolzano.-
Matemático que odiaba que se rimara con su apellido.
Cauchy.-
1.- Matemático que se denotaba por lavarse poco por lo que sus amigos, al verle, le decían ¡Cauchy no vengas!, ¡¡Cauchy no vengas!! Gracias a él aún hoy se dice al que es poco aseado que no sea Cauchyno.
2.- ¡Jesús!
Cantor.-
Matemático alemán de origen ruso, con una voz notable que le permitió ir a Eurovisión donde cantó la todavía recordada Teoría de conjuntos de Joan Sebastian Mastropiero. Amigo íntimo de otro gran matemático, Raphson, famoso en canción moderna.
Chivascheff, coeficiente de.-
Coeficiente que intentaba aproximar la cantidad de cierto licor que podía beberse un cocinero entre plato y plato (sí, posiblemente esto explique la alegría y los cantos que caracterizan a Arguiñano).
Cramer.-
Matemático catalán conocido por producir las “galletas de los elfos” (dedicado a los amantes de Tolkien y de sus anillos).
Deribar.-
Hallar hasta que límite aguanta el gerente de una tasca que cantes a voz en grito.
Estremaño.-
Aragonés que está al principio o al final de un intervalo.
Grassman.-
Se trataba de dos hermanos. Uno de ellos inglés del que nadie ha querido hablar ni explicar porque siempre estaba tan contento y tenía esa cara de empanado. El otro era catalán (con uno de los progenitores inglés) y era conocido por ser bastante orondo.
Infedualidad.-
Dejar a un espacio dual por un otro cualquiera.
Itirar.-
Verbo. Tirar cosas repetidamente, tendiendo a infinito (hasta que se seque).
Jacobi.-
Matemático que estaba presente en la votación para decidir la mascota olímpica de Barcelona 92 y cuando se presentó cierto candidato se rió de él pensando que no ganaría.
Kronecker .-
Matemático creador de una marca de cerveza llamada delta.
Morfismo.-
Coger o adaptar la forma de algo. Por ejemplo: monomorfismo (adaptar una forma bonita) o un epimorfismo (coger las características de un plátano parlante).
Niuton.-
Físico y matemático catalán famoso por pasarse toda su vida intentando hacer un nido gigante donde meter toda la energía y la masa del universo.
Paridad.-
Adjetivo. Que pare mucho.
Pentágono.-
Como ya decía Quino, única figura geométrica metida en política.

Peometría.-
Ciencia matemática que estudia las formas de las ventosidades.
Phunción.-
Darle los santos sacramentos al PH.
Reiman.-
Matemático inglés de padres españoles que estudió la superficie (y el volumen) que se establecía entre su labio inferior y su ídem superior cada vez que se carcajeaba.
Serafín.-
Nombre con el que se asigna a todos los cuerpos vivos que forman parte del espacio afín (gracias Pedro).
Sexágono.-
Forma geométrica libertina y poco formal.
Tantagente.-
Conjunto grande de personas que pasan, en forma de tangente, por un punto.
Triánculo.-
Pompis cuyos tres ángulos (no es el momento ni el sitio para discutir filosóficamente cuántos son en realidad) suman 180 grados (453 en escala Kelvin).


Y esto no es todo amigos. Porque la vida no es como unos dibujos animados (y tampoco se parece mucho a una caja de bombones - bueno sí, por lo de las sorpresas, sí - ). Sin irnos tan lejos como yo, tenemos apellidos que recuerdan a cosas, lugares como Lagrange o Hôpital, los juegos que representan Rolle o Fourier, el erotismo del seno o la matriz, la alimentación del teorema de sandwich...

4 comentarios:

Duschgel dijo...

¡Estáis inspirados y lo demás son cuentos!

Vaya, se me ha ocurrido una:
- Cuento: historia numérica en sucesión.

Sólo puedo quitarme el sombrero.

Carolina dijo...

Estimado Sir Villet: Ya que ha emprendido usted una guerra, me parece pertinente que no olivde el término
liter-ato: dícese de la unidad de medida inglesa que permite cuantificar la cantidad -autorizada - de palabras coherentes que un individuo puede emitir.

querida_enemiga dijo...

Mare de déu senyor! Yo cada día flipo más contigo. Creo que la nueva cocinera os pone algo en la comida... ¡Estás alucinado!

Sir Villet dijo...

Me ruborizan, señoritas, me ruborizan.