miércoles, 10 de enero de 2007

E de Éxtasis

(¡Hale, ya te he churrado la E, que no la tenías cogida! Bueno, se te permite un bis en este caso...)

¡¡Gracias Duschgel!! No sólo me haces la E, además, me dejas publicar la K.



El ser humano es, por definición, un ser desequilibrado. ¿Por qué? Porque no quieren reconocer que Freud tiene muchísima razón. Sí, el sexo nos domina.

Por alguna extraña razón hemos intentado, a lo largo de nuestra evolución, convertirlo en tabú y crear un montonazo de reglas para mantenerlo en cautiverio, desanimalizarlo y limitarlo. Nos separamos de nuestra propia naturaleza. Nos frustramos. Negamos nuestra necesidad innata. Y reflejamos esta frustración en factores externos para intentar compensarla: mira qué coche tengo, me he comprado un piso pero quiero una mansión para que me admiren, me he gastado 1000 euros en un traje de diseño... ¡qué sé yo! Todo por resaltar nuestro ego, nuestro atractivo. Y es que queremos atraer de nuevo lo básico (sí: ¡sexo, sexo!).

Otra forma de reflejar nuestra frustración son las drogas. Porque uno siente el desequilibrio y necesita apoyarse en algo. Lo que sea. Naturalmente, están las drogas que se esnifan, inyectan o ingieren (de farmacia o de camello), la tele, la religión, el afán de acumular dinero, Internet, fumar, beber, escribir, chatear... En realidad cualquier cosa puede engancharte, todo aquello de lo que dependas irremediablemente.

El uso extremo de cualquier droga acaba dominándonos por completo. No, no os engañéis. Porque no la controláis. Es el error que cometemos todos. ¿Te drogas tú? Sí, no me lo niegues. Yo también debo confesarlo. Me drogo. ¿Con qué? ¿Lo queréis saber? ¿Sí...?

Mi droga favorita son los besos. Y no los besos cualquiera. No en la frente, no en la mano, no en la mejilla. Digo los besos que te drogan...





que te alucinan...




que te deshacen...




que te encienden por dentro...




No puedes prescindir de ellos, cuando los pruebas, quieres más y más y más...

Y ya sabemos a qué llevan esos besos adictivos...

...ÉXTASIS...





Volvemos a nuestra base.
Volvemos a nuestra naturaleza.
Y entonces llega la siguiente letra del abecedario.
F de Felicidad.

(¡Tako, ya sabes lo que te toca!)

6 comentarios:

querida_enemiga dijo...

felicidad... qué bonito nombre tienes... y qué bonito post sobre besos... y qué bonitas fotos

muy bien, reina!

Duschgel dijo...

¡Me alegro de que lo hayas disfrutado!

ZaraJota dijo...

JA! A mi el sexo no me domina!

...

Ojalá...

Sir Villet dijo...

¿Y usted que quiere?

Lo mismo, lo mismo, un queelsexomedomine.

Sir Villet dijo...

Duschgel, la felicito arduamente. Hay como mínimo un par de esos besos que pongo en mi lista de prioridades.

Duschgel dijo...

Pero prioridades de las primeritas, ¿eh?