martes, 19 de diciembre de 2006

(entre paréntesis)

Dedicado a Sir Villet que, a su vez, me dedicó esto. Y todo queda en casa.

Hola (no tengo ni puñeteras ganas de escribir esto)

A veces me gustaría (tenerte al lado, pero eso no te lo voy a decir) que me leyeras la mente (lo que, en verdad, tampoco te llevaría a ninguna parte… ella da vueltas, volteretas, saltos mortales, corre, se refugia, gira a la derecha a ras, pega un frenazo y huye) cuando te hablo (más bien te escucho, que es lo único que puedo hacer y con ello me conformo). Yo me quedo callado (introdúcete otra vez en la casa, échate a sus pies, sedúcela, pisotea su virtud, arráncala de allí a la fuerza... ¡pégale un tiro al marido, o pégatelo tu!.. haz un acto heroico o haz el ridículo, pero haz algo, hombre de Dios) mientras te miro (y juego a adivinar el humor del que estas en tus ojos) y pienso alguna tontería (me han referido que los egipcios consideran que el antílope es el primero en prever que está a punto de surgir la constelación de Sirio y lo hace estornudando) para que no se note (mis deseos: tú, una modesta choza con buena cama, buena comida, leche y mantequilla muy fresca; y ante la puerta, unos árboles lozanos) y luego marcho (mis pasos en esta calle, resuenan en otra calle, dónde oigo mis pasos, pasar en esta calle, dónde… sólo es real la niebla) sin decírtelo (pónmelo en la cuenta).

3 comentarios:

Sir Villet dijo...

Me hace usted trabajar fuera de horas.

Pero... me pongo las gafas... y, a ver...

¡Voto taquiones! ¡Como mínimo cuatro!

Le pasaré mis horas extras.

Cuéntame dijo...

Un gran saludo:
Es bonito. Es un libro, película? o pensamientos varios, sin tomar las pastillas? Sea lo que sea, te felicito y un consejo que no te pongan en la cuenta nada, di lo que tengas que decir, a veces los trenes se van y ya es difícil pillarlos, es preferible intentar ser feliz, que vivir muriendo. Pero opino que es mejor hacer el amor que calentarse el coco. jeje.

Tako dijo...

Sir Villet son homenajes, no taquiones. Pero podría haberse callado.

Cuéntame y posibles interesadas.

Los trozos son.

REALIDAD
(Octavio Paz)

Mis pasos en esta calle
Resuenan en otra calle
Dónde oigo mis pasos
Pasar en esta calle
Dónde
Sólo es real la niebla

EL MAESTRO DE ESGRIMA
(Arturo Pérez Reverte)

- Sabe perfectamente a quién me refiero. Si tanto ama su honesta madre de familia, no se resigne a languidecer bajo el balcón el resto de su vida. Introdúzcase otra vez en la casa, échase a sus pies, sedúzcala, pisotee su virtud, arránquela de allí a la fuerza... ¡Péguele un tiro al marido, o pégueselo usted!. Haga un acto heroico o haga el ridículo, pero haga algo, hombre de Dios.

HISTORIA ANIMALIUM
(Claudio Eliano)

Me han referido que los egipcios consideran que el antílope es el primero en prever que está a punto de surgir la constelación de Sirio y lo hace estornudando