martes, 30 de octubre de 2007

Donde hay pelo hay alegría 3

2 comentarios:

Duschgel dijo...

¡Qué gran observación! ¿Por qué nadie le pone nombre a los escudos?

Por cierto, don Pelín, no te parece que el escudo es un poco pequeño? Claro que, si eres una bola de pelo, como que no te afectará mucho si te atraviesa una espada, ¿no?

Tako dijo...

¿Don Pelín?

Jajajajaja

Me encanta ese apodo.

Además tienes razón... no sufrirá mucho si alguien le ataca. Pero para ser un guerrero TENÍA que tener un escudo. O no

Besos de varios tamaños