martes, 5 de junio de 2007

Las cosas que nunca te dije sobre Mayo

¿Se pueden anidar los dos puntos?

Fue elegido hace cuatro días y, desde entonces, se ha dejado barba. Su cutis ha pasado, en tres días, de la piel de culo de bebé a la sombra, a la barba interesante, a la barba notebesoquepinchas que hará que el beso de después sea, además de recordado por ser el primero, difícil de olvidar por el cutis de ella. Se ha preparado conscientemente su disfraz y su discurso. Así, a las nueve en punto como no, sale al balcón: pantalón de pana atado con una cuerda de cáñamo, camisa leñador a cuadros, relleno para la barriga, pintura negra para las ojeras (aunque no le hace falta) y para las cejas (que tampoco), boina a rosca y esa cara que ha caracterizado a todos los imitadores de un alcalde de pueblo o pueblerino en general, desde Marianico "el corto", formada por: el labio inferior metido hacia dentro, mueca ceñuda y ojos en fase de estrabismo. Se escucha una fanfarria, quizás un pasodoble mezclado con una sardana, y entonces lanza el rollo de papel higiénico que llega, sin romperse, a la plaza. En ese momento, en que las miradas alternan la comida, el rollo escrito o su cómica expresión, empieza a declamar: “keridos ciudadan•nos, komo arcarde buest•tro ke soi sus doi la vienbenida a la fiest•ta nhachihonhal der puerbror… ¿Kereis bervena?*”.


Volví de mi primera búsqueda de la ciudad perdida más delgado, más calvo y más perdido. El día que llegué un amigo, a la vez, de mis padres y mío me hizo la pregunta del millón pidiéndome que resumiera, en una frase, ese viaje. Si hoy estuviera aquí y le tuviera que realizar algo similar conseguiría sintetizar el mes en una palabra: trabajo, el mes de Mayo extendió su primer día hasta el último. Así el final del mes se celebró (como buena fiesta nacional), con traca, fiesta, una copita y un poco de descanso.

Poca cosa no se ha comentado de este mes y comentar ahora cuestiones laborales no es de rigor, más cuando alguna de mis operaciones ha incluido robos a gran escala. Lo más interesante del mes ya lo sabe y lo demás es agua pasada. Así acabó el mes "no tanto". Y ahora vendrán, como a todos, días chungos, muy chungos o más allá del chungismo pero "no tanto" como en Mayo... vamos, eso espero. He conocido el límite de mis fuerzas y la verdad es que no he estado contento de hacerlo.

Así entramos en el mes más importante del año en el que redoblamos (Tako y un servidor) nuestros esfuerzos para conseguir que se cumpla el deseo que danza desde el principio, en general como concepto.

La canción del mes no es The Joker (la voy a cambiar, que ya huele) es de una cantante que no es exactamente de mi cuerda pero me trae muchos recuerdos. Además la letra tiene su punto.



Y, sin que sirva de precedente, me acordé. En Mayo fue nuestro aniversario.

Dialogo del mes
- Puede aparecer en cualquier momento, como por ejemplo ahora.
- No, mejor no. Le tendría que decir lo de Larra.
- ¿?
- ... vuelva usted mañana...
*Los chistes de “¿queréis verbena?” o el de “la fiesta del tapón”… dos clásicos obligados en toda fiesta que se precie.

2 comentarios:

Antígona dijo...

Sir Villet, con tanto trabajo e incluso robos a gran escala, se debe de estar Ud. haciendo de oro. Y si luego encima se va a buscar el oro perdido y tiene la suerte de encontrarlo, más aún. Este ladrón se nos va a convertir en un buen partido, no le extrañe que luego le lluevan las proposiciones de matrimonio a mares :P

Conocer el límite de las propias fuerzas nunca es agradable. Pero si uno llega al límite y sobrevive, también sale fortalecido de la experiencia. Y estoy segura de que ha sido su caso.

Suya, uniéndose a la fiesta.

Duschgel dijo...

Me uno a su deseo. Y si hace falta hacer una hoguera, ya sabe, me avisa.

A sus pies.