lunes, 30 de octubre de 2006

Soneto al salario

Dia 30 de mes.

Nos les engañaré. Es un poema adaptado. Premio a quien descubra el original (cosa realmente fácil)


Soneto al salario

Salario congelado, fuego helado
es herida que duele y no siente,.
es un soñado bien, un mal presente,
es un breve descanso muy cansado.

Es un descuido que nos da cuidado,
un cobarde con nombre de valiente,
un andar solitario entre la gente,
es, a todas luces, inadecuado.

Es una libertad encarcelada,
que dura hasta el próximo mes mismo;
después de una máxima currada.

Éste es mi salario, éste es su abismo.
¿Podré quizás sobrevivir con nada
hasta final de mes (el cataclismo)?


Editado por Tako: Sr. Villet le he cambiado la hora (su post salía antes del mío pese a ser posterior). Un placer. Por cierto: promete usted un segundo premio... cuando todavía no ha entregado el primero. De nada.

3 comentarios:

neblina dijo...

Ese Quevedo.... es muy grande!

Voy a meterme todos los días en vuestro blog, me haré de oro con los premios, por cierto... cual era mi premio por el otro concurso?

querida_enemiga dijo...

Yo lo único que sé que los salarios de hoy en día no se merecen ni un soneto ni nada de nada.

Hale.

Sir Villet dijo...

Neblina: Tengo una idea bastante definida de lo que será su regalo. Para que pueda usted pensar en ello le diré que, irremediablemente, tendrá un formato electrónico.

Querida_enemiga: Bienvenida a Takolandia, a la derecha la plaza mayor y a la izquierda la menor. Efectivamente los salarios no lo merecen pero lo hago por ver si así, diciéndole cosas bonitas, se anima.