viernes, 23 de octubre de 2009

Guardianes del crepúsculo

Hace un par de semanas que acabé la trilogía con


La verdad es que, como me avisó Noch, el final de la trilogía te hace recuperar la fe en Serguéi. Pese a todo el libro padece del mal del deus-ex-machinismo, conocido por el mal CSI, y se busca el malo por la vieja tradición de “si A y B no lo son… entonces es C”. Obviamente al final se descubre: o bien es Z, o bien el mayordomo.

Toda la saga es lo suficientemente original1 como para ser recomendada. Eso sí, no lean las contraportadas. Comparar Serguéi con Rowling debería estar penado. Un pequeño repaso por el libro les dará:
- En Rusia hay algo más que “mucho ruso”.

- Si quieres tener tiempo suficiente para desarrollar una acción larga: sitúala en el Transiberiano.

- Cuando llegas a la cima del poder absoluto te das cuenta que, al lado, hay un montaña más alta.

- Nuestro pobre Anton, por fin, se hace mayor.

- Hay una bruja y, obviamente, es lo que más triunfa del libro.

- Nunca conoces lo suficiente a tus vecinos.
Por cierto... Las dos primeras partes (Guardianes de día y Guardianes de la noche) tienen su respectiva película. Pueden verlas tranquilamente: no tienen nada que ver con los libros.


1.- Siempre desde la base “no hay nada nuevo bajo el sol”. Alguien que se ha leído algunos libros del género no lo verá original, pero si “menos clásico”.

3 comentarios:

nochnoi dozor dijo...

COMO LOS LIBROS, HAS MADURADO EN TU OPINION CON EL TIEMPO.



AL MENOS ANTON YA NO ES GAY.



SALUDOS.

PD: SIGO ESPERANDO POR LOS GUARDIANES DEL CREPUSCULO.

Esencial dijo...

Tengo que conseguir esa trilogía, ainsss...

Besos a los dos.

nochnoi dozor dijo...

SOBRE TODO PARA QUE DEJEMOS DE HABLAR DE ELLA.
JAJAJAJJAJAJAJAJA
MAS BESOS PARA GUARDAR....NO...SI ALGUN DIA...ALGUN DIA!!!