jueves, 3 de marzo de 2011

Como decíamos ayer, Christina perdió su nombre

Es posible que alguien se pregunte cómo acabó el experimento de escuchar en directo La joven Dolores

¿En resumen? Tendría que escuchar más a L y NOCH cuando me aconsejaron que no hiciera crítica con este disco.

Ayer, de viaje a la fría estepa catalana, me lo cruspí entero.

¿Y?

Como no quiero destrozar mucho el pobre disco lo voy a matematicatizar un poco, que siempre se relativiza más. El disco tiene dos tipos de canciones.

Si das click se lee mejor.





Hay una excepción a esta regla, como todo buen teorema. La canción cuatro (Jorge y Yo) en la que Christina, en vez de susurrar, simplemente canta en voz baja e, incluso, normal. La temática es una mezcla de aquellas dos canciones míticas de Els Pets.





Las desafinadas de Debut (y la rallada de repetir mil veces “Y él”) las dejamos para otro día.

Después de escucharlo he leído las críticas: "contiene canciones épicas, brillantes, inteligentes, mordaces, sensibles, y bellas". A ver. Las letras son muy buenas pero falta caña, sobran todos los coros y susurritos. La mejor canción es la primera y encima hace mal el eco.

Así que, como estoy en el estado mental prefecto para hacerlo y como son carnavales y como una cosa no tiene nada que ver con la otra, voy a por

LA CHIRIGOTA DE CHRISTINA
Letra NO escrita por "El Selu"

(Al escenario salen 12 tiarrones disfrazados de
Christina Rosenvinge: peluca, la cara pintada
de blanco. Vestidos a lo novia cadáver.
El guitarrista va de Nacho Vegas)

CUPLÉ

Me he comprao el disco de la Ronsendinge.
Rofenfringe, Floripondia… de la rubia esa.
- Que no es rubia,
que ya sabes lo que dicen.
- Lo de ¿rubia de bote…
- Que es pelirroja.
Me he comprao el disco y un sonotone
un wisper xl, unos altavoces, una trompetilla,
y… sigo sin oírla, pero eso me pone.
Es que es mona la chiquilla
- No, no, no, no.
- ¿No es mona?
- No… ¡Sí!... que no se pronuncia chiquilla
que se dice chiquiiya.
Le pongo el volumen al máximo
y mi entonces mi perro auiya.

Estribillo
Y es que no hay nada
como que te guste una cantante minoritaria
siempre tienes sitio en sus conciertos,
y, si alguna vez te la encuentras,
le recuerdas el “aparezco a tu lado”
y entonces entenderás lo de “chas”


Y busco “la vacuna del amor”
quitarme su pelo de la imaginación
quiero “un plan para escapar”
pero vuelven la pulgas de mi corazón.
Y no me importa su mala fama,
yo sí que mordería su manzana.
Y miro sus vídeos y me gusta su ropa, su negro cinturón
su caminar, su pelazo, su mano, su voz, Susana*
- ¿Eh?
- ¡Christina!
Y este amor fatal que me hace soportar
hasta su época india… digo… indie
y aceptar sus equivocaciones y desafinos
no es fácil ser musa y tener tino.
Y les podría decir muchas más cosas
pero me voy a casa, ya saben por qué.

Estribillo



*Basado en “El rey enamorado” de Les Luthiers, por si alguien no reconoce el chiste.